La Cumbre de las Américas

Wednesday, September 28, 2005


Pancho, Juli y María esperamos que les guste, y les aclaramos que este blog debe ser leido de abajo hacia arriba (es que somos estudiantes de comunicación, no de Diseño Gráfico).

Opinión acerca de la llegada de Bush con motivo de la IV Cumbre

*A lo largo de nuestra historia hemos recibido miles de visitas de presidentes de los Estados Unidos de Norteamérica, tras ellas no he podido observar cambio alguno en nuestra situación económica y política, tomando en cuenta para aseverar esto que dichas visitas se enmarcaban en el devenir de unos acontecimientos que se auguraban provechosos. Así es que uno mas no me preocupa, puesto que, y me permito reiterarme, estoy en pos de Políticas de Estado que, sea cual fuere el presidente que nos visite, nos posibiliten mantenernos en un sendero y no perder el rumbo ante el primer cruce de caminos.

* Silvia Crocco es diputada provincial por la UCR

¿Inversiones necesarias?


La IV Cumbre de las Américas está demandando una gran inversión al gobierno argentino destinada a la obra pública y a la seguridad ( más de $100 millones): obras de infraestructura vial, que va desde la circulación generadle la ciudad de Mar del Plata alarmado del anillo de seguridad que bloqueará el acceso a los presidentes; nuevos espacios públicos; renovación del alumbrado público, defensa costera y las playas del partido de General Pueyrredón.
Si bien estos gastos resultan apropiados para este tipo de eventos, y se pretende "aprovechar esta oportunidad para recuperar la mística de una ciudad que en el pasado fue un símbolo", según afirmó el intendente marplatense Daniel Katz, no se debería haber llegado al extremo de emplear semejante capital teniendo en cuenta el contexto político, social y económico que atraviesa Argentina.
Es inadmisible que dichos emprendimientos económicos se incrementen aún más por el expreso pedido del primer mandatario norteamericano George W. Bush. ¿Acaso la Casa Blanca no puede proporcionarle la suficiente seguridad a este presidente republicano? ¿O será que Bush hijo se siente amenazado debido a alguna razón que se oculta detrás de su gestión?

Frente a estos interrogantes y a algunos otros como un "supuesto" temor a nuestra nación, en los futuras reuniones de presidentes se deberían tomar las mismas medidas en tanto y en cuanto el país pueda afrontarlas.

Thursday, September 22, 2005

Editorial

Faltan pocos días para la realización de la IV Cumbre de las Américas, en la ciudad de Mar del Plata. Este nuevo encuentro es una buena oportunidad para integrarnos como conciudadanos y trabajar en pos de un objetivo en común.
Para fortalecer la democracia, respetar los derechos humanos, consolidar la justicia, garantizar seguridad hemisférica, lograr un crecimiento sostenible, paliar carencias en materia de salud, educación y trabajo, entre otros, resulta fundamental llegar a concretar un nivel de igualdad política, social y económica entre el norte y el sur americano.

La Cumbre pretende alcanzar objetivos que resultan casi utópicos debido en gran parte a la hegemonía que Estados Unidos viene ejerciendo desde hace tiempo en el continente y el mundo entero. No obstante, consideramos que con diálogo, compromiso y debate los principios expuestos con anterioridad pueden llegar a concretarse.


Melina Trolli y Silvana Zoia.

Cumbre Mar del Plata 2005

Finalmente, los primeros mandatarios americanos se vuelven a reunir. Esta vez la cita es en Mar del Plata, Argentina durante los días 4 y 5 del mes de noviembre del corriente año.
El próximo encuentro se ha tornado polémico, especialmente para la sociedad argentina, debido a la llegada del Presidente de los Estados Unidos de América, George W. Bush. Las controvertidas medidas de su gestión gubernamental ha generado la aparición de diversos movimientos que se manifiestan en contra de su arribo a dicho país.

Historia de las Cumbres

Se celebraron dos Cumbres Presidenciales anteriores a Miami. La primera, en julio de 1956, reunió a 19 líderes de distintos países en la Cuidad de Panamá. Se esperaba que la Cumbre fortaleciera a la OEA (Organización de los Estados americanos) como fuerza guiadora para el desarrollo económico y social de las Américas.
La segunda Cumbre, celebrada en Punta del Este, Uruguay en abril de 1967 también reunió a 19 líderes del hemisferio, además de un representante de Haití. Su objetivo era fortalecer la Alianza para el Progreso. La Conferencia dio origen a la Declaración de los Presidentes de América, la cual fue firmada por 19 de los 20 países participantes.
En 1994, en Miami, se reunieron una vez más iniciándose el Proceso de Cumbres moderno cuyo objetivo fue reorganizar las relaciones Interamericanas adaptando las discusiones y los procedimientos a las nuevas condiciones políticas, económicas y sociales del mundo y de la región.
Los Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas decidieron reunirse periódicamente con el fin de definir los preceptos fundamentales de la nueva agenda Hemisférica. La decisión de institucionalizar las reuniones resultó en el concepto de un "Proceso de Cumbres", donde se acumulan experiencias, se forja un
lenguaje común y se programan mandatos para la acción colectiva sistematizando las nuevas referencias teóricas y prácticas en las relaciones hemisféricas.

Miami, Florida: Primera Cumbre de las Américas
La Primera Cumbre de las Américas se llevó a cabo en Miami del 9 al 11 de diciembre de 1994. En la reunión se redactó una Declaración de Principios y un Plan de Acción que fueron firmados por los 34 Jefes de Estado y de Gobierno participantes. Esta fue la primera Cumbre donde todos los líderes habían sido elegidos en forma democrática, y la primera que incluyó a Canadá y las islas Estados del Caribe.

Negociaciones del ALCA
Una de las iniciativas más importantes que surgieron de la Cumbre de Miami fue el acuerdo para trabajar para la creación de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El ALCA proveería un libre acceso al mercado de bienes y servicios para todo el continente. Se decidió que las negociaciones para el ALCA no deberían concluir más tarde del año 2005. A fin de poder llevar a cabo ese acuerdo de comercio se creó un Comité Tripartito, formado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, para proveer ayuda técnica para el proceso de negociaciones.

Santiago, Chile: Segunda Cumbre de las Américas
Fue convocada en forma conjunta por todos los Jefes de Estado y Gobierno. La Cumbre de las Américas de Santiago fue preparada, discutida y aprobada en forma conjunta por todos los países.
Las negociaciones para la Declaración y el Plan de Acción se llevaron a cabo en reuniones del Grupo de Revisión e Implementación de las Cumbres (GRIC) con el apoyo de la OEA, el BID, la OPS y la CEPAL. Se dio énfasis a las políticas sociales y a otros asuntos esenciales de la agenda Interamericana, como por ejemplo, cómo consolidar y mejorar la calidad de la democracia, el respeto por los derechos humanos y el camino para un Área de Libre Comercio de las Américas. Como resultado de estas deliberaciones surgió la Declaración y el Plan de Acción de Santiago el cual contenía 27 iniciativas, las cuales reflejaban las preocupaciones comunes de los diferentes países.

Québec, Canadá: Tercera Cumbre de las Américas
En el 2000, con el proceso de implementación todavía en marcha, los países del hemisferio comenzaron las preparaciones para la Tercera Cumbre de las Américas, que se celebraría en Québec, Canadá, los días 20-22 de abril de 2001.
La Cumbre de Québec fue notable tanto por la demostración de sus éxitos del proceso hasta la fecha como por los nuevos desafíos que enfrentan los países de las Américas para continuar avanzando. El tema más importante de la Declaración política fue la preparación de la Carta Democrática Interamericana para reforzar los instrumentos de la OEA para la defensa activa de la democracia representativa. La Carta fue adoptada el 11 de septiembre de 2001, en Lima, Perú, en una Sesión Especial de la Asamblea General de la OEA.

Cumbre Extraordinaria de las Américas
La Cumbre Extraordinaria de las Américas se llevó a cabo el 12 y 13 de enero de 2004 en la ciudad de Monterrey, México. Los Jefes de Estado y Gobierno del Hemisferio Occidental se reunieron en un espíritu de unidad y cooperación para discutir las preocupaciones comunes de los individuos de las Américas y desarrollar una agenda compartida para la región.

La Cumbre de las Américas

Las Cumbres de las Américas reúnen a los Jefes de Estado y de Gobierno
del Hemisferio occidental para discutir sobre consensos comunes,
búsqueda de soluciones y desarrollo de una visión compartida para el
futuro de la región en las áreas económicas, sociales y políticas.
El proceso es guiado por principios políticos compartidos y por
mecanismos institucionales establecidos. Los principios políticos del
proceso dictan que éste debe incluir a las 34 naciones de las Américas
con gobiernos elegidos democráticamente que operen con economías de
mercado libre, que lleven a cabo negociaciones internacionales
multilaterales con bases igualitarias y que tomen decisiones por
consenso. Los mecanismos institucionales son los órganos a cargo de
liderar el proceso, toma de decisiones, implementación y seguimiento.